Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo RSS Logo Whatsapp Logo Telegram


El tiempo en Boca del R�o, Veracruz:
Reflexión Matutina
De Pericles a Trump
Edwin Corona y Cepeda
Feb 10, 2019 / 11:48
Dejo por el día de hoy la continuidad de mi relato sobre los bergantines de Cortés para recordar que cuatrocient0s años antes de que naciera Jesucristo surgió en el Antigua Grecia, un hombre de genio incomparable cuya inteligencia privilegiada se impuso, por su propia fuerza a la admiración de sus contemporáneos y que aun, hoy en día se destaca imponente después de dos milenios, produciendo en nuestro pensamiento un sentimiento de veneración. Fue un guerrero, un gran orador, un estadista tan preclaro, tan distinguido que su obra y su personalidad llenaron una importante época de la existencia humana y fue su talento tan deslumbrante y tan sobresaliente que los helenos continuaron llamando a su siglo “El Siglo de Pericles”.

DE PERICLES A TRUMP-

POR: Edwin Corona y Cepeda

Dedicado los miembros de La Orden de la Fraternidad.

Se presenta el Siglo Primero de la era vulgar, donde también surgen dos personajes excelsos y colosales, cuya actuación trascendental habrá de determinar el curso de los destinos humanos en el sentido espiritual el primero, nacido en Belem es judío y el segundo en Mantua de una estirpe reverenciada y así fueron contemporáneos Jesús en Judea y Virgilio en Roma, distinguiéndose ambos por su amorosa actitud a la Humanidad.



Transcurren así los primeros siglos de nuestra historia, siglos pequeños, siglos infantiles, siglos de intentos no determinados, de proposiciones simples, de iniciaciones incompletas, pero cooperando cada uno en la incierta esfera al desenvolvimiento de la Humanidad, hasta llegar a la ´poca que se distingue por la ceguera, por su obscurantismo y su fanatismo y que constituye, la negra noche de nuestra vida.

Viene enseguida el Siglo XV, el siglo enorme, el siglo privilegiado, el siglo precursor del Renacimiento, en donde destaca el genio sublime de Leonardo Da Vinci, el descubrimiento de América y la Reforma religiosa emancipadora de las conciencias para dar vida al siglo XVIII al que corresponden las libertades públicas, las garantías individuales y los derechos humanos englobados en el lema francmasónico de Libertad, Igualdad y Fraternidad y la consigna de Salud, Fuerza y Unión y de cuya preparación fecunda y sabía surgiría el Siglo XIX al que se le ha llamado el Siglo de las Luces, pero al cual resulta más congruente nominarlo como el Siglo de la Revolución Industrial o el Siglo del Maquinismo , y de la Independencia de América mientras que el Siglo XX trajo como consecuencia en su primera mitad una serie de revoluciones, dos grandes conflagraciones conocidas como la Primera y la Segunda Guerra Mundial que dio principio a la carrera armamentista atómica, a la formación de grandes capitales y el surgimiento bajo el pretexto de la Alianza para el Progreso delas dictaduras centro y sudamericanas, mismas que dan orig4n a los regímenes de oposición generalmente de corte socialista.



A fines de este siglo y principios del Siglo XXI se da origen a un gran cambio en el que la tecnología y las comunicaciones se agigantan, el mundo parece haberse empequeñecido y se da inicio a lo que se observa como perspectiva inevitable de este siglo: el calentamiento global, el esclavismo laboral, la destrucción de medio ambiente, la escasez de agua potable y la creación de anónimos imperios, industriales y tecnológicos que propician verdaderas migraciones de personas indocumentadas, paupérrimas, sin futuro, ni esperanza alguna, mientras la soberbia de los gobernantes como Trump la acicatean y alimentan.



Por tanto, no debemos olvidar que los siglos de la historia trajeron con ellos mismos y por el simple hecho de existir una característica propia, una fisonomía privativa y un desarrollo característico acompañada de una labor por desarrollar que fue suya, inconfundible, imprevisible y determinada-

Así, en este breve pergeño nos damos cuenta como la Humanidad ha recorrido en grandes y breves pasos toda una tray4rctoria, en ocasiones deslumbrantes y en otras dentro del oscurantismo propiciado por el oscurantismo, en donde, al lado del progreso del género humano, de los descubrimientos científicos, de los grandes apóstoles y destacados humanistas, se asocian los horrores de la “Santa” Inquisición, las guerras y las revoluciones sangrientas y retrogradas, los actos de justicia y de barbarie y juntos encontramos a Herodes degollando niños mientras Juan el Bautista los bautiza; el soldado que abofetea a Temístocles y este abate al agraviado Filipo; Creón vive mientras Sócrates bebe la mortal cicuta; César, herido de muerte interroga a Bruto, Horacio pulsando la lira y Berón haciendo lo mismo mientras Roma se incendia, la divina vestal muriendo virgen al pie del ara de sus dioses, mientras Mesalina muestra su cuerpo desnudo a la juventud romana, Tiberio se aproxima a Constantino, Cicerón maldice a Catilina, Lorenzo muere quemado y su viuda canta en medio de las llamas, Napoleón en Egipto cañonea a la Esfinge y Francisco de Asís amansa y acaricia la piel temblorosa del terrible lobo, Voltaire hiere mordazmente y destroza el alma, mientras Tolstoi es abandonado por su esposa y Lord Byron no encuentra a suya, pero ambos hablan dulcemente del sentimiento humano; Víctor Hugo y Flammarion señalan con el dedo la Verdad y la Virtud y Pasteur da a conocer el microbio, mientras Tomás Alva Edison enciende la lámpara con su luz que iluminara el mundo.

Y aquí en nuestra América Cortés inicia la invasión de la Nueva España, mientras Vasco Núñez de Balboa proclama la autonomía del municipio libre y tras tres siglos de oprobio y colonialismo, en un oscuro curato del pueblo de Dolores se escucha el campanazo que librará a la América hispana del yugo del colonialismo y otro clérigo se proclama como Siervo de la Nación y da origen a la primera Constitución de la América Indiana.

De esta manera, entre tumbos, caídas y surgimientos hemos llegado hemos llegado a esta época contemporánea que nos ha tocado vivir y en las que nos corresponde actuar.

Y para actuar con acierto, primero necesitamos saber qué hace nuestro siglo que apenas se inicia y a que se dedica nuestro siglo por lo que lo primero que hay que saber es entender que en este nuevo siglo, hasta el momento todo se ha dedicado, preferente y exclusivamente a crear y aumentar la riqueza. Antes la poesía, la literatura, la música, la pintura, la arquitectura tenían la virtud de atraer los sensibles sentidos del ser humano y seducir a las multitudes, mientras ahora podemos afirmar que han perdido todo su manifestación, su lucimiento, atractivo y brillantez. Vivimos en un siglo donde impera la contaminación ambiental, el congestionamiento de vehículos, tanto terrestres como aéreos y navales, la deforestación implacable y cruel, el calentamiento global con el consecuente cambio climático y si aún viviera Charles Darwin en lugar de escribir sobre la evolución de las especies escribiría sobre el extinción de las especies provocadas por el hombre.

.

i

¡QUE TENGAN UN BUEN DÍA!

Comentarios y sugerencias al E – Mail edwin­­_coronaii@hotmail.com

Facebook: Edwin Corona



* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.


CD/GL
COLUMNAS
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio